Estética dental

dientes-blancos

Nuestro objetivo es conseguir unos resultados estéticos y funcionales para que nuestros pacientes recuperen su sonrisa y para ello disponemos de los últimos y más modernos materiales, garantizando en todo momento la máxima calidad.
Blanqueamiento dental
La odontología moderna pone a nuestro alcance distintas técnicas de blanqueamiento dental. Los actuales métodos de blanqueamiento dental son sencillos, no requieren muchas sesiones, no dañan dientes, respetan los tejidos y ofrecen resultados probados.

La mala higiene bucal es una de las causas de aparición de manchas sobre el esmalte y del oscurecimiento de los dientes. Por ello es importante cepillarse los dientes tras cada comida y el uso de la seda dental.

Además debemos evitar el consumo excesivo de café, té, tabaco, vino tinto, chocolate y de bebidas gaseosas, sustancias que pueden oscurecer nuestros dientes.
Algunos medicamentos que contienen tetraciclina, tienen entre sus efectos secundarios el de provocar tinciones dentales. También algunos complejos vitamínicos a base de hierro o el uso continuado de colutorios con alta concentración de clorhexidina pueden hacer que aparezcan manchas en los dientes. En ocasiones los dientes se oscurecen tras sufrir un traumatismo o después de la endodoncia. El blanqueamiento dental es un proceso clínico que trata de conseguir que se aclaren entre 2 y 3 tonos. Si una persona se blanquea demasiado los dientes puede sobrepasar el punto de saturación del color y su dentadura dejará de parecer natural.

Antes de someterse a un blanqueamiento el dentista realiza una historia clínica, un diagnóstico personalizado de cada paciente y se toman medidas de las arcadas del paciente.

Existen dos tipos de agentes blanqueantes: el peróxido de hidrógeno y el peróxido de carbamida, ambos se emplean a distintas concentraciones, según el paciente realice el tratamiento en la clínica dental o en su casa.